Your browser (Internet Explorer 6) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.
X
Video

La disfunción eréctil tiene solución, ¡no te ocultes!

La psicóloga clínica Miren Larrazabal Murillo, solicita a los hombres, y
a sus parejas, una decidida erección mental que resuelva lo antes
posible uno de los problemas sexuales masculinos “que, sin duda alguna,
causa más preocupaciones y sufrimientos, la disfunción eréctil;
rompecabezas que también se califica de tragedia silenciosa del varón”.

“Para ellos, disfrutar de la erección es un motivo de orgullo, de
satisfacción; se les eleva la autoestima -dice-. Pero cuando la pierden o
no logran mantenerla el tiempo suficiente, aparecen problemas como la
falta de autoestima, la depresión, el alcoholismo y, por supuesto, y
salen a flote las dificultades en las relaciones de pareja”.

Un 30% de la población masculina sufrirá algún tipo de disfunción sexual a
lo largo de su vida. Las tres más frecuentes son: la disfunción eréctil,
la eyaculación precoz y la falta de deseo sexual (libido).

A pesar de esto, muchos no consultan al especialista. Se sabe que un varón
tarda en solicitar ayuda profesional entre cinco y seis años. De hecho,
solo acuden a solucionar el problema un 16% de los que la padecen.

Las dudas, la ignorancia, la desconfianza o el miedo están detrás de este
hecho. Por este motivo, la sexóloga aclara qué es la disfunción eréctil:
“falta de erección persistente e insistente o bien para tenerla o para
mantenerla el tiempo suficiente para satisfacer a una pareja. Tiene que
causar sufrimiento al varón o a su pareja”.

Para la psicóloga clínica, “si un hombre tiene un fallo de erección de vez en cuando, no
debe preocuparse. Le sucede a todos. Es absolutamente normal. Ese
episodio ocasional se puede deber al cansancio, al estrés, a las
preocupaciones o a un exceso de alcohol. Son algunas de las razones que
podrían impedir una erección, pero la excepción no significa padecer una
disfunción eréctil”.

¿Y qué causa disfunción eréctil?… “Se decía que la DE era de origen psicológico, pero no es así. En la mayoría
de los casos se registran factores orgánicos y factores psicológicos.
La DE es un problema de salud”, afirma.

Entre los factores orgánicos encontramos la diabetes, la hipertensión, la arterioesclerosis
o el tabaquismo, un factor tan importante como el colesterol”,
relaciona.

El pene es una estructura cavernosa y esponjosa, con
venas y arterias. Necesita gran fluidez de sangre y cualquier obstáculo
reduce la potencia sexual, algo similar a un infarto ocasionado por la
obstrucción de las arterias coronarias.

“La DE es un síntoma centinela; es una primera señal no solo para alertar de un trastorno
psicológico, sino para avisar de alguna enfermedad cardiovascular”,
apunta.

Ciertos fármacos también afectan a la erección, por lo que es imprescindible la visita al especialista.

Entre lo factores psicológicos destacan la ansiedad, miedo a fallar otra vez, y el rol del espectador.

“Se observan el pene. Lo miran para ver si se levanta, para comprobar si la
erección es buena o si la flacidez derrumbará su orgullo”, expone Miren
para incidir en el porqué de las dificultades de la erección.

“En vez de estar mirándose el pene, lo que tendrían que hacer es
abandonarse a las sensaciones eróticas y disfrutar del sexo”,
manifiesta.

Asimismo, la psicóloga clínica nos cuenta que la
pareja del varón, si es heterosexual, suele pagar el hundimiento del
otrora emblema de la masculinidad.

“Tranquiliza a tu esposa o a tu amante; dile que tu disfunción sexual nada tiene que ver con ella.
Deberías saber que el primer pensamiento que suele tener una mujer es
que ha dejado de ser atractiva a tus ojos y que has perdido el deseo”.

Pero no solo el hombre debe participar en la solución de la disfunción
eréctil. “La mujer no debe presionar o demandar a su pareja, amante o
marido, tanto sexo como antes del problema. La mejor ayuda es pedirle
que acuda a un profesional. Y si los dos van juntos, ¡Cuánto mejor!”,
aconseja.

La DE tiene una “magnífica” solución. La más efectiva
se conoce por terapia mixta, una combinación de fármacos, inhibidores de
la fosfodiesterasa 5, y de terapia psicosexual.

“Uno de los mayores éxitos es el tratamiento en pareja, aunque si el varón no la
tiene, las técnicas sexuales están adaptadas para ayudarle a volver a
controlar la erección”, informa.

La psicóloga y sexóloga Miren Larrazabal concluye el vídeoblog, como siempre, en positivo: “Desde aquí
os digo, a todos y todas y en pleno siglo XXI, que no es necesario
añadir sufrimiento inútil a la sexualidad. Consultad al profesional,
están para ayudaros. La disfunción eréctil tiene solución”.

Más vídeos y reportajes en http://www.efesalud.com/